El autor frente a la edición

¿David contra Goliat o una simbiosis ineludible y necesaria?

El autor frente a la edición

«Ser prácticos y pensar que las editoriales reciben muchos manuscritos al mes: preparar un borrador que se lea bien, con márgenes amplios, interlineados cómodos, cuerpos de letra que no sean diminutos. Adjuntar una carta de presentación breve y sin florituras, y una sinopsis de la obra. Estudiar bien la línea editorial del sello al que envíes el manuscrito. Y hablar con la(s) editorial(es) elegida(s) antes de hacer nada: preguntar si admiten obras no solicitadas (no todas lo hacen) y cuál es la mejor forma de enviarlo y a quién hacerlo. Y, como decía antes, trabajarlo a fondo, dejándote aconsejar por gente que no sea solo tu madre, tu pareja o tu mejor amigo» (Alberto Marcos, entrevista en Creatividad Literaria, 2013).